Una de las excusas más utilizadas por las personas para evitar las actividades o compromisos que no desean es esta: NO TENGO TIEMPO.
Va más allá de ser una excusa para no salir sino que también es una excusa para evitar acciones realmente importantes en nuestra vida:

Debo aprender inglés pero… NO TENGO TIEMPO
Debo empezar a hacer ejercicio pero… NO TENGO TIEMPO
Si hiciera este curso tendría más aptitudes para ejercer un cargo más alto pero… NO TENGO TIEMPO
Y así, esta excusa carcome realmente el tiempo de quienes la usan.

Si empiezas a comparar la vida de todas las personas en el mundo, difícilmente encontrarás a dos personas que tengan exactamente lo mismo: dinero, salario, enseres, amigos, salud o cualquier otro factor que se pueda medir.
Sin embargo hay uno que todos tenemos por igual: EL TIEMPO.
Una persona pobre, rica, saludable, enferma, vieja, joven, desempleado o empleado, solitario o con mucha vida social; sin importar su condición, todas las personas tienen las mismas 24 horas en el día.

Entonces, ¿por qué una persona se esfuerza en decir que no tiene tiempo como excusa para NO hacer algo?

NO TENGO TIEMPO es lo que más fácil resulta decir, pocas veces alguien refuta esa excusa. 
Pero quien más nos interesa que reaccione a esa excusa somos nosotros mismos, porque somos los más afectados, cuanto más lo dices, menos tiempo vas a dedicar a aquello que necesitas hacer. Te engañas a ti mismo, no a nadie más.

¿Cómo dejar de decir que “NO TENGO TIEMPO”?

Empieza a convertirte en una persona sincera, empieza a hacerlo contigo mismo, cuando necesites hacer algo y te sientas tentado a decir “NO TENGO TIEMPO” para esto, siéntate dos minutos y escribe todas las demás cosas que estás haciendo y que por hacerlas dices que NO TIENES TIEMPO.

Eso que escribas ahí, déjame decirte, debería ser más importante que cualquier otra cosa; y por eso en vez de decir “NO TENGO TIEMPO” mejor di:

“NO ES IMPORTANTE” o “NO ES PRIORITARIO”

Y si lo que ibas a hacer realmente no es importante ni prioritario entonces te felicito porque tienes las prioridades bien definidas.
Por lo contrario, si realmente estás intentando posponer algo que sí es importante o prioritario, debería activarse la alarma de prioridad y organizar mejor tus actividades.

Cuando cambias tu forma de pensar sobre el tiempo dejarás de decir que no lo tienes.
Quizás deberás decorar un poco el NO ES IMPORTANTE o el NO ES PRIORITARIO para no lastimar a otras personas, 

Te invito a priorizar y organizar tus actividades: siempre de lo más importante a lo que puede esperar.

Distribuye tu tiempo para que puedas realizar las actividades de tu lista, crea metas y pon horarios de tal manera que puedas lograr los objetivos laborales y académicos, pasar tiempo en familia, descansar y tener un poco de ocio.

Al fin y al cabo la tranquilidad y disfrutar de un maravilloso momento con tus seres queridos no se compara con nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.